sábado, 15 diciembre 2018
Buscar Aqui
Ciudad y Estado
(ej: Miami, FL)
El Interiorismo bien Aplicado E-mail

 

La publicidad nos hace creer que sólo se debe aspirar a una casa unifamiliar con jardín y parqueo para el auto. Sin embargo, cada vez baja más la media de habitantes que las ocupan; hoy no son más de 2.9 miembros. Este modelo, genera un estilo de vida poco sostenible, ya que una vivienda aislada requiere el uso imprescindible del coche, a lo que se añade el cuidado y mantenimiento del jardín y probablemente de la piscina. Una mayor superficie habitable exige más trabajo de limpieza, mantenimiento y más energía, sobre todo en climatización e iluminación.


mejorasDebemos fijarnos en el tamaño en la vivienda. A mayor superficie, más impacto ambiental. Cada familia tiene necesidades propias y por ello, una correcta distribución de los espacios en función de esas necesidades es mucho más sensata. En algunos, casos se necesitan muchas habitaciones grandes, en otras habitaciones más pequeñas y más espacios comunes para compartir. En algunos casos hay que decidir si se necesita un estudio, laboratorios o terrazas. Los espacios, pueden relacionarse de diferentes maneras. Jugando con las distintas opciones podemos aprovechar al máximo los espacios de nuestra casa.


Una buena alternativa es determinar un espacio dentro de otro más grande, ayudándonos con el mobiliario, para definir diferentes zonas. Por ejemplo en la sala, podemos juntar de forma armoniosa una alfombra, el sofá, el mueble para el televisor, los libros y algunas plantas y crear la zona de estar dentro de un espacio más grande. Otra manera es conectando dos espacios. Eso se puede resolver de distintos modos. La zona de intersección puede ir decorada según uno de los dos espacios dominantes, pero también puede crearse una zona de transición distinta a los dos espacios, con entidad propia.


Finalmente, hay espacios contiguos, que se comunican directamente. Las posibilidades para diferenciarlos sin cerrarlos completamente son variadas: un arco grande, columnas o pilares alineados, un mueble en medio, una cortina, cambios de nivel en el suelo o en el techo o hasta recursos más sutiles como la distribución de las luces.


Cada espacio responde, según su categoría, a niveles de privacidad, funcionalidad y representatividad. Cada casa tiene unos espacios más públicos y otros más privados. El recibidor es un espacio público, en el que un desconocido puede dar un vistazo cuando abrimos la puerta. Es importante porque, aporta la primera impresión de la casa. Avanzando hacia espacios más privados, tenemos la sala, el comedor, el cuarto de baño, la cocina, el despacho, las habitaciones, la habitación de huéspedes y finalmente los elementos de servicio (lavadero, cuarto de planchar.


Por último está el nivel de representatividad, que son sea aquellos espacios en los que importa más la función estética y armoniosa y la identificación personal con lo que se muestra que la funcionalidad, porque se trata de lugares en los que se fomentan las relaciones sociales y en los que se comparte con la familia, amigos. Estos espacios se ordenan desde la sala, la entrada, el comedor, las habitaciones, la cocina, el cuarto de baño y los elementos de servicio.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos